domingo, 20 de enero de 2013

    

RESERVA DE LA BIOSFERA TEHUACÁN-CUICATLÁN (II). ZORROS GRISES, GUACAMAYAS VERDES Y BÚHOS DE VIRGINIA


Mirador en el Cañón del Sabino, desde el que vimos una pareja de guacamayos verdes


Miércoles, 05/12/2012.- Atardece en el Cañón del Sabino. Bajo nuestros pies, una caída de más de mil metros nos separa del lecho de un pequeño río, que discurre plácidamente encajonado entre las cercanas paredes del desfiladero. Todo está en calma y solamente se escuchan los trinos de algunos pájaros entre la vegetación. 


Encajonamiento del cañón
De repente se rompe el silencio. Los estridentes chillidos de los guacamayos verdes (Ara militaris) resuenan por todo el cañón rebotando en sus paredes, que amplifican el sonido. Se diría que una gran bandada de estas aves se acerca gritando aunque, en este caso, se trata tan sólo de una pareja.

A pesar de no ser un gran bando, resultan suficientes para llenar un trozo de cielo con su hermoso plumaje colorido.
El avistamiento no dura mucho. Al poco de llegar, y tras dar un par de giros algo por debajo de nosotros, se meten en un agujero de la piedra caliza, donde pasarán la noche.

Nosotros volvemos a nuestro campamento, montado en un área habilitada al efecto pero que encontramos desierta, y en la que disponemos al menos de una mesa, bancos y sillas y un lugar donde hacer un fuego. 
Durante la bajada anochece, y aprovechamos para foquear con nuestras linternas en busca de fauna ya que, una vez más, aquí viven varios de los animales que buscamos, entre ellos el puma (Puma concolor), aunque no tenemos suerte hasta que llegamos al campamento. Una vez allí, aparece un zorro gris (Urocyon cinereoargenteus) rondando la tienda y la zona de mesas.
Lo vemos, le sacamos alguna foto e incluso lo acosamos un poco (ya se sabe, la emoción después de tanto tiempo sin ver un carnívoro) antes de dejarlo tranquilo. 
Pero no se va. A pesar de que se ve que la zona no es intensamente utilizada como área de recreo y de que el libro de visitas refleja que tan sólo un puñado de personas han visitado el cañón en los últimos meses, el animal es muy confiado y aunque mantiene una distancia de seguridad, no demuestra ningún temor ante la gente e incluso se tumba a dormitar a pocos metros de nosotros.
Más tarde llega otro, un poco más reservado, que también se queda por los alrededores. En un momento de la noche llegamos a contar cinco ejemplares en toda la zona del campamento, aunque son un par de ellos, y uno especialmente, los que demuestran mayor osadía.
Ni que decir tiene que no nos cansamos de verlos y sacarles fotos hasta que nos fuimos a la cama, aunque guardando un poco las distancias para no molestarlos demasiado.

Alguna foto de los zorros


Llegamos a Cuicatlán pasado el mediodía del día 3, comimos algo y nos instalamos en una casa de huéspedes en el centro del pueblo. Descansamos y hacia el final de la tarde nos acercamos al río a dar un paseo, donde Sahara hizo un par de amigos con los que estuvo un rato montando en bicicleta.

Cañón de las guacamayas en El Chilar


A la mañana siguiente dirigimos nuestros pasos hacia El Chilar, aldea desde la que se accede a uno de los “cañones de las guacamayas”. La pateada, de unos seis kilómetros está bastante entretenida, con algunos cambios en la vegetación (que en este sector de la reserva está formada por selva baja caducifolia, aunque sigue habiendo algunos cactus y plantas espinosas) a medida que ganamos algo de altura. Por el camino vemos distintos pájaros, entre los que destaca una fugaz observación de un correcaminos menor (Geococcyx velox), ave que ya llevábamos tiempo con ganas de ver. 

Cocina en el área de acampada
Hacemos un alto para comer en un área de acampada desierta que está a sólo un par de kilómetros del cañón, donde llegamos a media tarde. El sitio esta guapo, pero los guacamayos no hacen acto de presencia, y hacemos el recorrido a la inversa ya de noche, a la luz de las linternas, y tenemos la suerte de ver algún chotacabras, algún ratón arborícola y nuestro primer zorro gris, al que seguí por el monte durante un rato para intentar verlo mejor.


Camino de vuelta al otro lado del cañón

Hacemos dedo para volver a Cuicatlán y no pasa mucho tiempo antes de que nos pare una camioneta que nos lleva prácticamente a la puerta de nuestro alojamiento, donde acabamos nuestra aventura de hoy.
Volviendo de noche hacia la carretera
Es al día siguiente cuando vamos al otro cañón de las guacamayas, el del Sabino, en las cercanías de Tecomavaca, y podemos disfrutar del vuelo de estos grandes loros.

Vista general del cañón. Vimos los guacamayos en el desfiladero de la izquierda

La mañana del jueves subo hacia lo alto del cañón para intentar ver salir de su agujero a los dos guacamayos de ayer, pero por el camino me entretengo escuchando los cantos de varios búhos de Virginia (Bubo virginianus), que no tardan en aparecer. El primero que veo es prácticamente una silueta sobre uno de los muchos cáctus columnares, cantando en su punta. Vuela y sigo mi camino, pero unos cientos de metros más adelante localizo otro cantando en las ramas de un árbol, al que se une un segundo ejemplar con el que inicia un dueto mientras mueven sus cuerpos hacia adelante y hacia atrás como si fueran balancines, en un movimiento parecido a una solicitud de cópula. 
El cañón por la mañana
Hago un pésimo vídeo a pulso a través de los prismáticos, en el que casi no se ve nada a pesar de que el día ya comenzaba a clarear y yo pude verlos con total claridad, pero cuando termino de montar el telescopio con el objeto de mejorar un poco el documento, deciden irse volando. Sigo y todavía veo a uno de los individuos por última vez en lo alto de otro cactus, esta vez a muy poca distancia pero por pocos segundos. Cuando lo pierdo de vista, ya terminó de amanecer y cuando llego a lo alto del cañón, ya no hay ni rastro de ningún guacamayo. De todas formas, las vistas merecen la subida y el madrugón por si solas y además veo bastantes pájaros, bonitos picados de aguililla de cola roja (Buteo jamaicensis) por dentro del cañón e incluso localizo un nido del colibrí Archilochus colubris al que hago un vídeo corto de digiscoping alimentando a sus dos polluelos.

Por la mañana, camino del mirador después de disfrutar de los búhos

Después de todas las observaciones de ayer y de hoy, decidimos pasar una noche más aquí y quedarnos hasta mañana, así que toca ir a por víveres al pueblo de Tecomavaca, que creemos que está a pocos kilómetros de aquí. Me presento voluntario y comienzo a caminar por la carretera bajo un sol de justicia de mediodía mientras Carmen y Sahara se quedan disfrutando de un baño en el arroyo que discurre por la parte baja del cañón. Hago dedo a todos los coches que pasan y nadie se para, y después de cuatro o cinco kilómetros recorridos empiezo a pensar si el pueblo aparecerá realmente en algún momento. Afortunadamente, poco después me recoge un coche de la policía y me ahorra de caminar los diez kms que me quedaban. 
Sahara disfrutando de las frías aguas del río
En menudo marrón me metí por hacer caso del conductor del colectivo que nos trajo hasta aquí, que para cobrarnos el pasaje completo nos dijo que estábamos al lado del pueblo. En fin, hago la compra y a esperar algún transporte que me devuelva a la entrada del camino hacia el cañón, pero una vez más la suerte está mirando para otro lado, ya que pasan dos combis en las que no hay sitio antes de que un coche se pare para recoger a un conocido que espera en mi misma parada. Otro transeúnte y yo aprovechamos la coyuntura para acoplarnos y pedir pasaje hasta nuestros respectivos destinos. Yo llego al mío con la comida para la familia pasadas las cuatro de la tarde, pero aún así tenemos tiempo de darnos un paseíto, ver un par de guacamayos dirigiéndose a su dormidero y hacer una espera a los búhos antes de que se haga de noche.

Más de zorros en la segunda noche

Repetimos noche de zorros y fogata en nuestro campamento y con el fallo del despertador por la mañana (que tenía que despertar a Carmen a tiempo para intentar observar algún búho y la salida de los guacamayos desde el cañón) damos por terminada nuestra estancia en la reserva de la biosfera de Tehuacán-Cuicatlán. 



Algunas fotos del pateo hacia el cañón de las guacamayas en El Chilar:
Garambullo (Myrtilocactus geometrizans) en primer plano y candelabro (Pachycereus weberi)
detrás, al principio de la caminata

En el sendero 

Otro candelabro

Paisaje de la zona

Sahara aún tiene el labio hinchado

Bien pequeño al lado de un candelabro

Insecto palo sobre un pochote (Ceiba aesculifolia),
un árbol de corteza muy particular 

Bajada hacia el cañón

Entrada al cañón. Después se sube hacia el otro lado
                                         
Chotacabras, posiblemente Caprimulgus arizonae

                                                    En el Cañón del Sabino, Tecomavaca:
Otra vista del Cañón del Sabino

Admirando el paisaje

Padre e hijo

Trepando, como siempre

Tetechos (Neobuxbauma tetetzo)

Pochote

Paisaje del cañón

Tarántula vista durante la bajada de noche hacia el campamento

Zorros de día, tan tranquilos a pesar de nuestra presencia

                                                                        Y más de zorros:









Vídeo de la caminata hacia el cañón, en una zona donde volaban a nuestro alrededor un montón de  mariposas, aunque no se aprecian demasiado:
video

Cañón del Sabino o de las guacamayas:
video

                                                  video

video

Aguililla de cola roja (Buteo jamaicensis) entrando en el cañón:
video


Vídeo muy malo a través de los prismáticos de una pareja de búhos de Virginia, en el que también se les oye cantar (en el momento de la grabación les veía y escuchaba perfectamente, cuando monté el telescopio y aumentó la luz para mejorar un poco la calidad del "documento", se fueron volando):
video

Vídeo del colibrí Archilochus colubris alimentando a sus pollos en el nido:






No hay comentarios:

Publicar un comentario