miércoles, 1 de mayo de 2013

VALLADOLID, EK BALAM Y RÍO LAGARTOS


Plaza Mayor  y Templo de San Servacio de Valladolid desde el Palacio Municipal 


Calle colonial en el barrio de La Candelaria
Valladolid es una bonita y tranquila ciudad colonial del Estado de Yucatán. Fundada en el año 1543 por Francisco de Montejo el Sobrino con la intención de terminar de dominar a la población maya de la región, fue trasladada un par de años después de su fundación a su actual ubicación, sobre las ruinas de la ciudad maya de Zací, que quiere decir gavilán blanco, nombre que todavía conserva el cenote situado cerca del centro de la Valladolid actual.

Nos instalamos en un alojamiento próximo a la estación de autobuses y al centro de la ciudad, desde donde acudimos prácticamente todos los días al Parque de Nuestra Señora de la Candelaria, donde Sahara pudo disfrutar de un pequeño parque en el que, como siempre, hizo un montón de amigos.


Cenote Zací visto desde fuera


El Zací es un cenote abierto con 28 metros de diámetro y hasta 80 de profundidad máxima. En su interior, una pequeña colonia de golondrinas (probablemente Progne chalybea) comparte la pared con bastantes palomas de ciudad y una pareja de halcones murcielagueros (Falco rufigularis) que se encuentran en plena temporada de celo, y a los que podemos observar intercambiando cebas, reclamando e incluso copulando en su posadero.


Nosotros visitamos el cenote casi a diario, y disfrutamos mucho de los refrescantes baños en sus templadas aguas de un profundo color azul.

En el agua del cenote

Desde Valladolid realizamos dos excursiones, y visitamos la ciudad maya de Ek Balam (jaguar negro) el día 16 y la Reserva de la Biosfera Río Lagartos el 18 y 19.

Acrópolis de Ek Balam


Ek Balam


Entrada a la ciudad maya de Ek Balam


Fachada principal o Altar del Jaguar
En principio no pensábamos visitar esta antigua ciudad maya, pero tanto Ismael como Ricardo nos la han recomendado, y este último incluso nos dio una tarjeta de recomendación, gracias a la cual pasamos como invitados sin tener que desembolsar los 200 pesos (unos 12 euros) por cabeza que cuesta la entrada.

Es una ciudad pequeña, al menos la parte excavada que está a la vista, aunque debió de ser bastante importante en la época en que estaba habitada, lo cual se desprende de su monumental arquitectura. La Acrópolis es uno de los edificios más grandes de Yucatán, y posee la fachada más extraordinariamente decorada, con una ornamentación de piedra labrada y estuco modelado y policromado, que alcanza su máximo esplendor en el llamado Altar del Jaguar que contiene esta edificación, en el que unas grandes fauces rodean o contienen una gran cantidad de representaciones escultóricas.

Muralla perimetral de la ciudad

Otra de las características de esta ciudad es la existencia de tres murallas perimetrales, que delimitaban el espacio central sagrado en que residía la élite, y desde las que partían cinco caminos prehispánicos o sak be´oob en distintas direcciones.

Pasamos gran parte del día disfrutando de la tranquilidad del sitio y su entorno, ya que no es tan visitado como otras zonas arqueológicas más conocidas y también está rodeada de selva baja caducifolia, como casi todas las ciudades mayas de Yucatán. Decidimos no visitar el cenote de la ciudad debido a la hora que es cuando nos vamos, pero lo remediamos yendo a bañarnos una vez más al Zací, ya de vuelta en Valladolid.


Reserva de la Biosfera Río Lagartos


Laguna rosada, a nuestra llegada, ya de atardecida


La Reserva de la Biosfera Río Lagartos es uno de los lugares famosos en Yucatán debido a la población de flamencos (Phoenicopterus ruber) que allí habita, una de las únicas de la zona, junto con la de la Reserva de la Biosfera Ría Celestún. Tampoco pensábamos ir a ninguna de estas dos reservas, más que nada por ahorrarnos los largos viajes en autobús, pero al final decidimos que acampando en la zona y dividiendo el trayecto de ida y vuelta en dos jornadas podría convertirse en una excursión bastante interesante, con el aliciente de que todavía no hemos visto flamencos en este viaje.

Llegamos a Las Coloradas (localidad donde se observan estas aves zancudas) por la tarde, con una tormenta amenazando sobre el horizonte, después de conseguir que nos recojan a dedo en el cruce donde nos deja el autobús, un par de kilómetros antes de llegar al pueblo de pescadores que da nombre a esta reserva y a unos 16 de aquí. Caminamos directamente hasta la zona de las salinas, donde una laguna de un intenso color rosado (debido a que la alta concentración de sales en el agua permite la existencia de un tipo de algas unicelulares y halobacterias que contienen carotenos, responsables de esta coloración, así como de la del plumaje de los flamencos, al formar parte de su red trófica) domina el paisaje. Pocos metros después de las últimas casas del pueblo vemos los primeros flamencos, distribuidos en grupos de entre 50 y 150 individuos, así como nuestra primera perdiz centroamericana, la codorniz yucateca Colinus nigrogularis, aunque escasos minutos más tarde la tormenta eléctrica que nos acompaña desde que llegamos, descarga con un chaparrón y nos obliga a buscar refugio en la casa de un vecino de la localidad.

Escampa poco después de la anochecida, y nos encaminamos a la playa para montar nuestro campamento debajo de una de las muchas sombrillas de paja existentes entre las pequeñas embarcaciones de los pescadores locales. Por la noche se acerca a nuestra fogata uno de los marineros de la zona, un yucateco de nuestra edad que nos ameniza la velada contándonos historias de la mar, sin faltar la de un naufragio que padeció hace pocos meses y en el que pasó ocho horas semihundido en el océano junto con sus compañeros antes de que pudieran rescatarlos a la mañana siguiente.

Observando los flamencos


Por la mañana volvemos a las salinas, donde llegamos a ver más de 1.500 flamencos en pocos cientos de metros de recorrido, además de una gran cantidad de especies de limícolas. Sahara disfruta de lo lindo bañándose en las aguas poco profundas de las cubetas de evaporación, antes de que regresemos a la playa para darnos el último baño, recoger el campamento y regresar a nuestro cuartel general en Valladolid y a las refrescantes aguas de su cenote.


Bajo una de estas sombrillas instalamos nuestro campamento

El miércoles 20 de marzo abandonamos Valladolid después de un último baño en el fantástico cenote Zací, y cinco noches después de nuestra llegada a la ciudad. Nuestro siguiente destino es el pueblo de Tulúm, en la Riviera Maya, donde pensamos bucear en alguno de los numerosos cenotes y arrecifes de su entorno.


                                                                 Algunas fotos del cenote Zací:











                                                                                        De Valladolid:
Templo de San Servacio

Plaza Mayor

A por un elote

Sahara con algunos amigos en el parque

Con un coche eléctrico

Barrio de La Candelaria

Folkrore en la calle

Aunque no tenían mucho garbo, la verdad

Pintando


Indígenas mayas haciendo tortillas

                                                                Murales en el Palacio Municipal:
Este mural representa las costumbres, creencias y religión de los Cupules, habitantes originales de Zací. En el extremo superior izquierdo, el dios Chaak derrama agua de su cántaro, simbolizando "al que da el agua, la vida y el hogar". Al centro, los símbolos de la tierra, el faisán y el venado. Abajo, la mujer con el niño representa la adoración a los dioses. El profeta Chilam Balam observa su Zastún, la piedra azul transparente donde mira el futuro y ve que "llegarían los hombres bárbaros del norte a someter a los Mayas". Los códices de barro representan las actividades que desarrollaban los cupules. En el extremo derecho se representa el encuentro violento de las culturas española (el león) y maya (Kukulkán, la serpiente emplumada). El dios solar desciende hacia las fauces de un monstruo marino, simbolizando el ocaso de la cultura maya.

Este mural representa la conquista, el sacrificio maya, la religión católica  y el trabajo artesanal de la región. En el extremo derecho, el conquistador Francisco de Montejo el sobrino, fundador de la ciudad. En el centro se observa al líder maya, y a su lado Francisco de Montejo, representando la imposición de una nueva cultura en la región. 

Este mural representa la esclavitud y la Guerra de Castas, levantamiento indígena de Yucatán que pretendía acabar con los españoles. En la parte derecha se observa la forma en que los conquistadores torturaban y esclavizaban a los indígenas en aquella época. El arco del centro representa las iglesias levantadas en la ciudad (religión y represión siempre de la mano) y a la izquierda la lucha que se llevó a cabo en contra de la esclavitud.


                                                                                    Ek Balam:
Juego de pelota

Juego de pelota y acrópolis al fondo













                                                                           Detalles de la fachada principal:




Artibeus jamaicensis en uno de los edificios

                                                   Reserva de la Biosfera de Río Lagartos:
Sahara al borde de la laguna

Laguna rosada

                                                                                Atardece viendo flamencos:


                                                                                               En la fogata:


                                                                                Pajareando por la mañana:








                                                                                                     Flamencos:



Campamento mañanero

                                                                                         Y algunos vídeos:
                                                                                                     Ek Balam:
video

                                                        Halcones murcielagueros del cenote Zací:
video

video

Cópula:
video

                                                                                       Río Lagartos:
video

video

video

video

video

video

video

video





No hay comentarios:

Publicar un comentario